martes, 25 de febrero de 2014

Soñar es gratis

Cuando no puedo ir a trabajan al Herrén me dedico a soñar con él. Es decir, con el Herrén ideal del futuro.

Y últimamente estoy soñando con esto:



Bottle path Finished!
 Foto tomada de aquí.

Y esto:

Foto tomada de aquí.

Y esto:

 
Foto tomada de aquí.

Y esto:

terrarium
 Foto tomada de aquí. Donde además puedes ver fotos del proceso de realización de este tipo de borduras.

Y después de ver esta mañana que los basureros de mi pueblo vacían todos los contenedores en el mismo camión, he decidido salvar el máximo número posible de botellas de vino de una muerte segura y, de paso, hacer realidad mis sueños.

miércoles, 19 de febrero de 2014

¿De dónde vendrá este agua?

Hay un misterio en el Herrén estos días. Un tubo, que sale de la tierra y no se sabe de dónde viene, lleva ya unas semanas manando agua sin parar.


El tubo está en el triangulito que hay entre los puntos 14 y 8, al sur del camino.
Si haces clic en la imagen la verás más grande.

No sale much caudal, pero como está manando 24 horas al día, al final es mucha agua.

Éste es el problema de heredar un sistema de canalizaciones pero ni un planito, esquemita o similar.

A mi de bote pronto se me ocurre que puede ser un rebose de uno de los dos manantiales tapados que tenemos (11 y 17 en el plano).

Seguiremos indagando.

sábado, 15 de febrero de 2014

Los primeros quesos

Lo único que nos falta en la cocina es dar el agua. Primero tuviemos problemas con pérdidas en el sistema de tubos que llevan el agua desde la alberca hasta el depósito que alimenta a la cocina.

 Éste es el depósito que limpiaremos y llenaremos de agua para alimentar la cocina cuando por fin el agua llegue hasta ahí y podamos limpiarlo y llenarlo.

Cuando por fin resolvimos eso (lo cual nunca es fácil porque siempre el tubo que necesitas es la medida que no tienen en la tienda y cuando por fin consigues la pieza correcta, el tubo está tan frío que no hay quien lo saque, o algo ha mordisqueado el borde y la tapa nueva no se enrosca, o cualquier otro largo etcétera), se nos estropeó la bomba de agua. Era de esperar...

Así que mientras que la chica que repara bombas de agua la examina y decide qué rayos le pasa, nosotras, ni cortas ni perezosas, hemos decidido empezar a hacer quesos.

Y es que si esperáramos a que las condiciones fueran perfectas jamás habríamos hecho nada.

Nuestro plan es hacer tres tipos de queso: fresco para comer en el momento, semicurado porque es el que más nos gusta y curado porque se conserva bien. Además, queremos hacer yogur, que les chifla a nuestros hijos, aunque la verdad es que si por ellos fuera se beberían la leche así, cruda, recién salida de la tetilla, que es lo que más les gusta. Sí, incluso la de oveja, que es como beberse un jersey.

El queso fresco no dura mucho en esta casa.

Para hacer queso fresco y semicurado, hay que pasteurizar la leche porque puede tener gérmenes de diferentes enfermedades que afectan a los seres humanos (la tuberculosis es la que me viene a hora a la cabeza). El proceso de curación del queso mata a esos gérmenes, pero los quesos que no se van a curar durante bastante tiempo hay que hacerlos con leche pasteurizada. Creo que ahora mismo en España la práctica es curar los quesos hechos con leche cruda durante dos meses. Es curioso, porque en Francia los curan muchísimo menos. Creo que algunos quesos semicurados es Francia que se curan durante sólo 20 días se hacen con leche cruda.

 Hay que experimentar con diferentes tamaños y formas para ver cuál sale mejor.

Pero no hay que asustarse, pasteurizar es sólo calentar la leche mucho para matar a los gérmenes. Esto se ha hecho toda la vida. Recuerdo a mi abuela hirviendo la leche que nos vendía la vecina en Galicia. Mi abuela la hacía "subir" (hervir) tres veces y según subía, le iba quitando la nata que flotaba a la superficie con una espumadera y nos la ponía en una rebanada de pan. Luego le espolvoreaba azúcar por encima y, bueno, qué os voy a contar, es lo que comían los dioses en el Olimpo. Ah, sí y también había que rezar algo mientras la leche subía.

Mi querida esposa, que es más científica y descreída que mi abuela, calienta la leche a 72 ºC durante 15 segundos y luego la vuelve a enfríar hasta 32 ºC. Tiene un termómetro supertecnológico y otro de toda la vida y, claro, el de toda la vida le funciona mejor.

 El termómetro supertecnológico de mi querida esposa. También es cronómetro.

 
 El termómetro de toda la vida que mi querida esposa prefiere.

Después hay que añadir el cuajo y dejarlo una hora hasta que la leche se pone sólida, con la consistencia de la gelatina. El suero se separa de esta gelatina y lo conservamos para hacer requesón, aunque cuando volvamos a tener gallinas se lo daremos a ellas, porque es muy rico en proteínas.

Entonces se corta la leche cuajada y se pone en moldes. Según la consistencia que le quieras dar al queso, lo dejas tal cual o le pones un peso, más o menos grande, encima. Cuanto más peso más seco quedará el queso. Después lo desmoldas y lo dejas más o menos tiempo para que se cure.

Éste va para curado, lo que quiere decir que habrá que esperar muchísimo para poder comérselo.

El olor que coge el lugar donde se curan los quesos es indescriptiblemente delicioso.

Un experimento que estamos intentando es hacer queso semicurado envuelto en hojas de castaño. Es un queso que se hace en Francia y está delicioso. Como aquí en Madrid tenemos un clima muy diferente, es probable que no salga igual, pero vamos a probar a ver qué pasa.


Se parte de un queso fresco como éste.



 Hojas de castaño recogidas en el un castañar natural de la zona y lavadas con agua hirviendo.


 Se envuelve el queso en las hojas.


 Y se hace un fermoso paquetito.

Ya hemos probado la primera tanda y estaban incomibles todavía no están en su punto, así que vamos a esperar unas semanas más a ver qué tal.

Ya os contaré.






miércoles, 12 de febrero de 2014

Horarios y temario del curso


Aquí mi querida esposa y yo haciendo ojitos dulces mientras el resto del colectivo curra.


Curso de introducción a la permacultura

Imparte: Sergi Caballero

17 y 18 de mayo 2014

En el Herrén del Cerrado, Zarzalejo (Madrid).

Precio 50€ (para ver todo lo que incluye, lee la información después del temario)

Horarios
Sábado 17 de mayo
Llegada al Herrén: 9h00
Curso: 9h30 - 17h30, con pausas a media mañana y para comer

Domingo 18 de mayo
Llegada al Herrén: 9h00
Curso: 9h30 – 14h00
Comida de despedida a las 14h00


Temario

Introducción
·         Realidades energéticas
·         Captar/ahorrar energía
·         Ciclos cerrados: cero desperdicios

Diseño con permacultura

·         Fundamentos de la permacultura
·         Éticas y principios
·         Los sectores
·         Cultivar agua y suelo
·         Valorar lo marginal

Estrategias urbanas

·         Cultivar alimentos en la ciudad
·         Los sectores en la ciudad
·         Sistemas de captación de agua
·         Variedades
o        Hortalizas
o        Flores
·         Estrategias horizontales
·         Estrategias verticales
·         Microclimas
·         Rotaciones
·         Asociaciones
·         El granjero-jardinero
·         Animales
·         La influencia de la luna
·         Producción de semillas
·         Red de intercambio

Ejercicios prácticos

·         Práctica de diseño 
      
      Realización de una práctica

Para reservar una plaza llámame al 655 03 94 81 o al 91 899 81 73, o escríbeme a luciamorenovelo AQUI PON UNA ARROBA gmail AQUI PON UN PUNTO com.
Como sabemos que las cosas no están para tirar cohetes, estamos intentando hacer que sea lo más accesible posible para todos los bolsillos. Así que, si te apuntas a este curso, por 50 € tendrás:

- Dos días de maravillosa introducción *teórica* a la permacultura a manos de Sergi Caballero, en un maravilloso anfiteatro rural improvisado con balas de paja.
Futuro anfiteatro de balas de paja, perfectas paar absorver conocimientos o echarse la siesta.

- Una maravillosa oportunidad de poner en *práctica* técnicas de permacultura, guiado por Sergi Caballero, que te permitirá mancharte las manos con la maravillosa tierra del Herrén.
El huerto en primavera, perfecto para trabajar o echarse la siesta.

- Una maravillosa comida vegetariana *gratis* al día durante los dos días que dura el curso. Mi mujer, que es cocinera profesional, elaborará la comida y del pan (maravillosos ambos) con ingredientes ecológicos y locales (en la medida en que sea posible).
Si pensais que este pan está para comérselo, esperad a ved la paella.

- Alojamiento maravilloso: Si tienes dinero, puedes coger una habitación en algún hotel rural. Si no tienes dinero, pero tienes furgoneta o coche grande, podrás aparcar en el Herrén y dormir en tu vehículo. Si no tienes coche ni dinero para alojamiento, yo personalmente removeré Roma con Santiago para conseguir que alguna familia de la zona te ofrezca cama y desayuno gratis esos dos días.
En el Herrén hay mucho sitio donde acampar, además hay un váter y una cocina, aunque el agua no es potable.
- Máximo de 20 participantes. Cuando tengamos cinco personas apuntadas, abriremos una plaza becada para un “agricultor de toda la vida” u hortelano inmigrante de algún pueblo de la zona.

El Herrén del Cerrado está en un valle que cae de las montañas de Zarzalejo hacia Fresnedillas, en una zona llamada Dehesa de Fuentelámpara. Es una finca de 1,3 hectáreas rodeada de rocas y pastos verdes por los que pasean rebaños de vacas. En una de las zarzamoras que linda con el camino vive un petirrojo. Una pareja de perdices han hecho su nido entre unas rocas. De los jabalíes sólo he visto las marchas de su constante excavar para buscar raíces, pero un día me crucé con un zorro. Y eso por  no hablar de la comadreja y aves diversas que se comen cuanta fruta madura en esta tierra...

¡Apúntate al curso de permacultura! ¡Conocimiento! ¡Manos manchadas de tierra! ¡Comida gratis!

¿Qué más se puede pedir?
Para reservar una plaza llámame al 655 03 94 81 o al 91 899 81 73, o escríbeme a luciamorenovelo AQUI PON UNA ARROBA gmail AQUI PON UN PUNTO com.
**También buscamos voluntarios de los pueblos de la zona que puedan dar cama y desayuno a los participantes del curso.
 Aquí Sergi y servidora celebrando el éxito del Plan Quinquenal permacultor en 2075.

lunes, 10 de febrero de 2014

Escorrentía

La escorrentía es básicamente el agua de lluvia que no logra penetrar en la tierra y va escurriéndose por el suelo como puede hasta encontrar un lugar a donde ir.

La escorrentía es la principal causa de rosión en el mundo y el Herrén no es una excepción.

Erosión causada por la escorrentía en el camino.

El Herrén tiene forma de medio plato sopero por lo que, en definitiva, es como la punta de un embudo que recoge agua de toda la minicuenca en la que está. Eso significa que la escorrentía domina el Herrén durante todo el invierno.

Tengo que recordarme a mí misma de que esto es bueno, es bueno, es bueno, es bueno...

Lo que hace la gente cuando se encuentra con una situación así es recurrir al drenaje.

Por todos los dioses, qué lastima de agua perdida. Foto tomada de aquí.

Como permacultora incipiente, tengo que recordar que la solución es el problema (¿o era al revés?) y que tengo que capturar los recursos a su paso por el Herrén y ralentizarlos. Es decir, ¿qué pasaría si en vez de poner una alcantarilla para eliminar el agua de la foto de arriba pusiéramos un laguito, presa o aljibe y después de lleno hiciéramos que el agua que rebose fuera serpenteando por una serie de zanjas a través de una zona de cultivo o un bosque de alimentos?

Yo os voy a decir lo que pasaría: frutas y verduras, sombra, frescor, baños en pelotillas, pájaros por doquier, setas comestibles y de las otras, siestas, gallinas picoteando aquí y allá. Osea, el paraíso terrenal.

Pues resulta que en el Herrén hay un sitio que se parece mucho al de la foto (aunque, por desgracia, sin árboles): el prado grande.


El prado grande es la zona cercada del centro del Herrén. Se entra por la puerta numerada como 8.

En el prado grande hay mucho movimiento de agua:

- Por un lado, es donde están los manantiales (9, 10 y 11). El 11 está cerrado y alimenta el aljibe, pero los 9 y 10 están abiertos. Tienen una zona pequeña para almacenar el agua que enseguida se llena, por lo que rebosan casi todo el invierno. El agua que rebosa se escurre hacia el camino y hacia la zona 12. En la zona 12 se estanca, pero en el camino, lo cruza y sale por el otro lado, desde donde cae a la finca vecina. 


 Uno de los manantiales (10 en el plano), lleno de agua. Lo verde son plantas acuáticas, no hierba.


 
No sé si se ve bien, pero el agua rebosa del manantial,
sale por entre las piedras y corre por el suelo hacia el camino.


Ésta son las hierbas que crecen justo debajo de los manantiales. Es como una alfombra densa y mullida.

- El otro extremo del prado grande (toda la zona de la izquierda donde no hay números) recoge el agua de las fincas vecinas por ese lado, que están más altas y caen haciendo una minicuenca hacia el prado. En invierno y primavera, el agua corre por entre la hierba, donde crecen ranúnculos y otras plantas que sólo se ven en sitios muy, muy húmedos.

 No sé si se ve bien, pero el agua corre por el suelo.


Toda esa agua acaba en la zona 12, que cuando rebosa atraviesa el camino y drena por entre unas piedras en la finca vecina.


 La zona de acumulación de agua (12), empezando a hacer honor a su nombre.

El resultado de esto es que el prado grande está casi sin suelo. La roca asoma en casi toda la periferia superior (el límite de la finca) y las zonas donde sí hay suelo, es poco profundo, compactado y sin vida. Todo el suelo se acumula en la zona 12, donde viven una gran cantidad de sapos.

En verano todo se seca, los ranúnculos se mueren, los sapos imagino que se entierran a la mayor profundidad posible y el prado grande es un secarral sin suelo del tipo que desepera a cualquiera. Ahora sí, la zona 12 se queda con un suelo rico, que en seguida se llena de lombrices y otros bichejos y que puede llegar a medir 50 cm de profundidad.

El otro lugar donde la escorrentía es un problema (es decir, una solución, je, je) es en el camino. La entrada del Herrén (1) está en su punto más alto y el camino cae desde allí hasta la cabaña, pasando por el punto más bajo del Herrén (que es el camino a su paso por 12). Eso significa que el camino está terriblemente erosionado por su parte superior y luego, en la parte inefrior, lleno de piedras y arena que el agua ha arrastrado.

 El agua empieza a acumularse en el camino. Dentro de unos meses esto será un criadero de sapos.


 Y ahora, sólo por el placer que me da verlo, el tubo de rebose de la alberca y el reguero de escorrentía que deja (entre los puntos 15 y 14 del plano).


  
Por estas fechas, el tubo de rebose mana constántemente.

 
Reguero de agua resultante.



Estoy deseando hacer el curso de permacultura para ver cómo podría encauzar major todo ese agua. ¿Vosotros teneis alguna idea?