viernes, 30 de enero de 2015

miércoles, 28 de enero de 2015

Más información sobre el curso

Ya tenemos el temario del curso de introducción a la permacultura:

Día 1 de mayo:
1-      ¿Qué es la permacultura?
-         2-      Conceptos básicos de ecología
3-      Principios éticos de la permacultura
-         4-      Principios  de diseño  de la permacultura
-         
Día 2 de mayo: 
5-      Gestión de la energía
-          6-      Gestión del agua
7-      Gestión del suelo
-          8-      Gestión de plantas
-          9-      Gestión de animales
-          10-   ¿Cómo integrar todo eso?
-         
Día 3 de mayo: Prácticas


-          Como ya hicimos el año pasado, el curso costará 50 €. Por ese dinero, tendrás:

- Dos días de introducción *teórica* a la permacultura.
El anfiteatro improvisado en mayo de 2014.

- Un día entero de *práctica*.
Prácticas durante el curso 2014.

- Una comida vegetariana *gratis* al día durante los tres días que dura el curso. Como el año pasado, también habrá alimentos básicos para desayunos y la gente que se quede en el Herrén traerá comida para compartir en las cenas.
Buffet del curso 2014.

- Alojamiento: Si tienes dinero, puedes coger una habitación en algún hotel rural. Si no tienes dinero, pero tienes furgoneta o coche grande, podrás aparcar en el Herrén y dormir en tu vehículo. También hay valientes que se traen la tienda de campaña. Si no tienes coche ni dinero para alojamiento, yo personalmente removeré Roma con Santiago para conseguir que alguna familia de la zona te ofrezca cama y desayuno gratis esos días.
En el Herrén hay mucho sitio donde acampar, además hay un váter y una cocina, aunque el agua no es potable.
- Máximo de 20 participantes. Cuando tengamos cinco personas apuntadas, abriremos una plaza becada para un “agricultor de toda la vida” u hortelano inmigrante de algún pueblo de la zona.

El Herrén del Cerrado está en un valle que cae de las montañas de Zarzalejo hacia Fresnedillas, en una zona llamada Dehesa de Fuentelámpara. Es una finca de 1,3 hectáreas rodeada de rocas y pastos verdes por los que pasean rebaños de vacas. En una de las zarzamoras que linda con el camino vive un petirrojo. Una pareja de perdices han hecho su nido entre unas rocas. De los jabalíes sólo he visto las marchas de su constante excavar para buscar raíces, pero un día me crucé con un zorro. Y eso por  no hablar de la comadreja y aves diversas que se comen cuanta fruta madura en esta tierra...

¡Apúntate al curso de permacultura! ¡Conocimiento! ¡Manos manchadas de tierra! ¡Comida gratis!

¿Qué más se puede pedir?
Para reservar una plaza llámame al 655 03 94 81 o al 91 899 81 73, o escríbeme a luciamorenovelo AQUI PON UNA ARROBA gmail AQUI PON UN PUNTO com.
**También buscamos voluntarios de los pueblos de la zona que puedan dar cama y desayuno a los participantes del curso.

martes, 27 de enero de 2015

Nuevo curso de introducción a la permacultura

Acabamos de determinar la fecha para el curso de introducción a la permacultura y ya tenemos 3 participantes confirmados.



Será los días 1, 2 y 3 de mayo en el Herrén y costará lo mismo que el año pasado, 50 €.

Si quieres más información, puedes escribirme a luciamorenoveloAQUÍ PON UNA ARROBAgmailAQUÍ PON UN PUNTOcom.

El curso constará de una parte teórica (días 1 y 2) y otra práctica (día 3). Además, el curso incluye una comida al día y el que quiera puede acampar libremente en el Herrén, en tienda o en su vehículo, igual que el año pasado.

Iré subiendo toda la información a la pestaña "Nuevo curso, mayo 2015" del blog.

Si quisiste entrar en el curso el año pasado pero te quedaste sin plaza me pondré en contacto contigo a lo largo de las próximas semanas.

lunes, 26 de enero de 2015

Un regalo estupendo

Hace poco estuve donde Maren y no volví con las manos vacías. La pobre mujer se lo debe pensar dos veces antes de invitarme, porque siempre que voy a verla arramblo con todo.

Esto es lo que me llevé:

Tres cajones llenos de plantones.

Hay viburnum:

 
Estoy prácticamente segura de que es viburnum.

Hay mahonia:
Porque esto es mahonia, ¿no? ¿Flor amarilla? ¿Bajas azuladas? ¿Qué me decís?

Hay laurel.
Seguro, segurísimo.

Hay enebro:
Creo que es un enebro.

Hay frambuesero:

Si no es frambuesero es culpa de Maren. Ella fue quien me dijo que era frambuesero.

Y ya lo tengo caso todo plantado.

Algún día, hijo mío, todo este espacio será tuyo.

jueves, 22 de enero de 2015

Frío y calor

 Ha estado haciendo tanto sol que a veces parece que es primavera.

 Los árboles se preparan para el pistoletazo de salida.

 Bulbos adelantados (no sé qué especie).

Tulipanes despertando (la foto quiere hacer el pino, lo siento)

Pero al mismo tiempo hace un frío que pela:

 Aloe intentando sobrevivir.

Esta placa de hielo se fotografió a la 1 de la tarde. 

 Ojo con la placa.

Escarcha en el cortavientos de la quesería.

El Herrén tiene trastorno de personalidad múltiple. En estos momentos, por ejemplo, está lleno de nieve. Bueno, eso pienso porque hace días que no voy. Y, la verdad, lo hecho de menos.

martes, 20 de enero de 2015

Resuelto el misterio de un tubo

Cuando limpiamos el manantial descubrimos que tenía tres tubos. Bueno, pues parece que por fin hemos comprendido lo que hace uno de ellos.

Al empezar la temporada de lluvias, el manantial se fue llenando hasta llegar a un punto en que se quedó estancado.

 El agua no subía de este nivel.

El manantial, medio lleno.

Es muy frustrante tener espacio para tanta agua pero que no se llene por mucho que llueva. Empezamos a observar (primer principio de la permacultura) y descubrimos lo siguiente.

Veréis, en el manantial hay un tubo que termina detrás de un pequeño murete.

 Por un lado se pierde en la tierra.

 Por otro lado, se abre a este espacio estrecho entre dos restos de muro.

El pocero nos había dicho que el tubo estaba taponado pero un día Karine estaba por ahí y oyó un ruido salir del tubo. 

¡Ajá!, nos dijimos, y prestamente tapamos el tubo con un sistema de fortuna (un palo rodeado de hierbas secas, para más señas).

Y la zona de retención de agua, que estaba así:



Pasó en pocos días a estar así:


Y luego así:



Y el manantial está mucho más lleno:


 

El próximo mes de septiembre, cuando esté más accesible, taparemos el tubo con un tapón de verdad.

En permacultura siempre queremos que el agua esté lo más alta posible, para poder usar esa energía potencial cuando nos haga falta. Que hayamos tapado el tubo no significa que en el futuro no vayamos a aprovechar ese agua para la zona de retención de agua, significa que, si lo hacemos será selectivamente.


domingo, 18 de enero de 2015

El otro manantial

La limpieza del primer manantial ha acabado (ver la parte 1 y la parte 2 de nuestro reportaje fotográfico), aunque todavía estamos en la fase de observación e interacción y por lo tanto no haremos nada con el manantial hasta que veamos cómo se comporta a lo largo de todo un año.

El otro manantial del que os hablo es el marcado como 9 en el mapa que veis abajo.

Para verlo más grande, poneos encima y haced clic.

La gente que viene a ver el Herrén suele quedarse a cuadros cuando se lo enseño y digo "Y éste es el otro manantial abierto" porque está tan comido por las zarzas que parece eso, una gran mata de zarzas.

Concretamente, es la mata de zarzas de la izquierda.

Pero si se investiga un poco dentro, se encuentra esto:

Eso negro es agua con hojitas flotando.

El manantial rebosa y la zona que hay justo al lado, que está en cuesta, siempre tiene un reguero poderoso de agua corriendo.


Mis super botas modernísimas mostrando el nivel de encharcamiento.

Limpiaremos este manantial en septiembre de 2015. ¡¡Estamos deseándolo!!

jueves, 15 de enero de 2015

La terraza del invernadero

Aunque seguimos trabajando en la terraza del aparcamiento, hemos empezado ya a hacer otra terraza, que estará al lado del invernadero.

Para que os hagáis una idea, en el mapa del Herrén veis que al norte del invernadero (número 23) hay una línea redondeada. Esto representa una valla que rodeaba una gran afloración de roca madre.

Para ver la imagen más grande, haced clic en ella.

La idea es hacer una terraza paralela al recorrido de la valla. Como veis, es un proyecto de envergadura, unas tres veces mayor que la terraza del aparcamiento, que está dando mucho trabajo. La idea es que reciba todo el agua de lluvia que cae en la piedra y aproveche el calor que cumula la piedra, y donde además podamos empezar a construir un suelo rico y vivo.

Lo primero que hicimos fue quitar la valla.

Y así quedó.

Después, empezamos a bajar las grandes piedras que había sobre la roca para hacer el límite de la terraza.

Son piedras enormes.

Muy grandes y pesadas.

Gigantescas.

Todo esto lo hacemos con tecnología punta del paleolítico superior: nuestros músculos, nuestro ingenio y un par de palos para hacer palanca. No hay fotos del proceso porque estábamos tan deslomadas que no había fuerzas ni para darle al botoncito de la cámara.

Continuará...

martes, 13 de enero de 2015

El misterio de los tubos misteriosos

Estamos trabajando muchísimo, pero como todavía no tengo organizadas las fotos, he pensado que podría hablaros de dos tubos nuevos que hemos encontrado plantando los árboles. Como sabéis, los tubos misteriosos se nos salen por las orejas.

Tubo misterioso número uno:
parece un tubo para tener electricidad, pero está vacío. No se sabe de dónde viene ni porqué.


El tubo de marras.

Tubo misterioso número dos:
Parece de los de agua, pero está seco.

Dioses, dadme paciencia.

En cuanto al tubo misterioso que manaba agua, lo hemos cerrado y ahora hay mucha más agua en el manantial sin limpiar. El próximo septiembre lo limpiaremos (el manantial, no el tubo) y con un poco de suerte resolveremos este caso.



domingo, 11 de enero de 2015

Baba extraña

Una baba extraña apareció en el Herrén este otoño. Diría que procedía de un platillo volante, pero he estudiado suficiente biología como para saber que hay en esta Tierra, Sancho, mucho más de lo que conocemos.

Hago aquí un llamamiento general a la población para que me ayude a identificar este extraño ser. Apareció pegado a las ramas de las gramíneas, aquí y allá, en una zona de un par de metros cuadrados en el prado grande.

Baba.


Más baba.

Haced clic en las fotos para verlas más grandes.

Yo apuesto a que es una puesta de huevos de algún insecto, pero estoy abierta a opiniones.

jueves, 8 de enero de 2015

Dos pinos

La primavera pasada los niños volvieron del colegio cargados de pinos. Creo que era el día de la Tierra o algo. En esta casa todos los días son el día de la Tierra, así que no celebramos esas efemérides. Pero los del cole, que saben que tenemos "una finca", aprovecharon para deshacerse de los excedentes dándoselos a nuestros hijos. ¡Qué contentos estaban con sus pinitos!

El problema es que, claro, son *pinos*. Arden fácilmente, lo llenan todo de agujas muertas donde no crece casi nada y, para colmo, tienen una malísima fama entre la gente que ama el bosque. Los pobres. Ellos no tienen la culpa de que alguien en un despacho decidiera plantarlos masivamente en sustitución de verdaderos bosques, como tampoco tienen la culpa de arder tanto.

Voy a romper una lanza por los pinos. Éstas son las ventajas que yo les veo:

- Sombra. Los pinos piñoneros tienen una forma característica de chupachús muy alto. Ese tipo de árboles da una sombra que se mueve mucho durante todo el día por lo que, en verano, les da a las plantas un descanso durante un par de horas sin agobiarlas con sobra permanente.

- Piñones. ¿Que puedo decir? ¿Habéis comido pesto alguna vez? Pues eso. Yo me he pasado horas enteras de niña recogiendo piñones y partiéndolos con piedras para comerme la semilla deliciosa, que sabe a verano y a Navidad al mismo tiempo.

- Alimento para la fauna. A ellos también les gusta el pesto.

- Propiedades medicinales. Excelente para los catarros, además de oler fenomenal.

- Agujas. Sí, ya sé, ya sé. Las malditas agujas. Pero, se me ocurre que si acidifican tanto el suelo, podrían ser un buen complemento para la tierra en zonas donde queremos plantar arbustos que necesitan más acidez. ¿Alguien lo ha probado?

Pusimos los pinos en la zona de cuidados intensivos, pero aún así la mayoría consiguió morirse. Sobrevivieron dos y como recompensa decidí plantarlos, pero ¿dónde? Ante todo, no en el sector del fuego, es decir, la zona del Herrén por donde es más probable que llegue un incendio, ni tampoco en una zona maravillosa donde se puedan plantar árboles más apetecibles. 

En fin, tras mucho mirar y remirar, decidí hacer un experimento. En el Herrén hay un montón de piedras que se han roto y forman unas jardineritas naturales que hay que aprovechar. Cerré dos de ellas y las llené de tierra. Y , voila:

Un pino y una planta de espliego (también plantada por servidora) al lado.

Otro pino, éste sin espliego.

No sé si van a sobrevivir. No sé si lograrán encontrar una grieta para llegar a tierra suficiente para crecer o si se quedarán enanos. No sé si tendrán agua suficiente, ni si sufrirán demasiado con el viento. 

No sé qué va a pasar, pero todos los días voy a verlos y les doy ánimos. Están en sitios calentitos y amor no les falta. Con un poco de suerte, comeremos piñones.

martes, 6 de enero de 2015

Bellotas germinadas

Dos de las bellotas que planté este otoño germinaron casi inmediatamente. Me sorprendió bastante, pero si leéis los comentarios del enlace veréis que al parecer no es tan raro.

Feliz como una perdiz, decidí plantarlos a lo largo de un camino precioso que lleva del manantial número 9 del plano (que todavía no está limpio) y el prado grande (que es la zona grande en blanco que hay a la izquierda de la zona de acumulación de agua 12).

 Si hacéis clic en la imagen, la veréis más grande.

El camino (visto desde el prado en la foto de abajo) es precioso. Pasa entre unas zarzas y una encina grande y hermosa. Decidí plantar las bellotas frente a la encina, con la idea de ir eliminando la zarza, o al menos de ir eliminando la que hay pegada al camino. No me importa si  hay zarza en la zona de arriba, pegada a la valla.

Al fondo a la izquierda, la casita del aljibe.
Al fondo a la derecha, en verde, el gallinero.

Me imagino dos grandes robles dando sombra al camino, agitándose en el viento (y de paso suavizándolo) y albergando todo de tipo de arbustos debajo.

Así que planté las bellotas pero no llevaba la cámara y decidí pasar otro día a hacer las fotos.

Pero cuando llegué, cámara en ristre, encontré que alguien había levantado las bellotas de los alcorquitos que les había hecho, pero no se las había comido. ¿Quién rayos habrá podido hacer tal cosa??? (se pregunta nuestra heroína).

Una de las bellotas, ni corta ni perezosa, había vuelto a arraigar en el sitio donde la dejaron, así que no la moví. La otra la recuperé y la volví a enterrar.

Bellota arraigada al lado del mini alcorque en la que la planté.


Bellota recuperada y plantada en su alcorquito (marcado con piedras)

Ayer, en una de mis vueltas de inspección, vi que la segunda bellota había desaparecido. ¿Quién rayos se lleva mis bellotas?? Espero que la que queda tenga mejor suerte.