miércoles, 25 de febrero de 2015

Plan para la terraza del aparcamiento

La última vez que la vimos, la terraza del aparcamiento acababa de recibir un nuevo arbolito y había quedado tal que asín:

La terraza va del nuevo prunus (izq.) hasta la jardinerita del nectarinero.

Si hacéis clic en la foto la veréis mejor y quizás podáis fijaros que tiene dos niveles: el principal y uno un poco más alto al fondo, que hacia la derecha está sujeto con una fila de piedras.

Estoy muy orgullosa, la verdad. No veáis lo que pesan las piedras.

La parte de la derecha (oeste) ha estado sufriendo mucho con el viento, que se llevaba las hojas que puse para cubrir la tierra, así que la he acolchado con cartón, como ya hice con los frutales.

Extremo oeste de la terraza. A la derecha de la foto, el nectarinero,
a la izquierda, la fila de piedras que sujeta el nivel superior.

Extremo este de la terraza. A la izquierda, el nuevo prunus,
a la derecha, la fila de piedras que sostiene el nivel superior.

Esta terraza está llena de ramas y troncos, estiércol, compost, lana de oveja, hojas secas, limo de la limpieza del manantial, más estiércol y hojas secas. En el extremo este también tiene una capa de cartón y otra de paja. En fin, que es una bomba de fertilidad, o eso espero.

Mi plan es plantar una serie de árboles y arbustos, además de algunas anuales. Iría, de izquierda a derecha:

En la tierra propiamente dicha (todavía no es la terraza)

- Prunus (cortavientos, abejas, alimento fauna, hojas secas, belleza) Plantado
- Rosal silvestre (cortavientos, abejas, alimento fauna, medicinal, belleza) Pre-existente (pero invisible en la foto)

Nivel superior:

Aromáticas por determinar, seguramente:
- Lavanda (abejas, medicinal, aromática)
- Romero (abejas, medicinal, aromática)
- Tomillo (abejas, medicinal, aromática)

A estudiar: 
- Regaliz (medicinal, alimento humano, fijadora de N)
- Alcaparras (alimento humano)

- Olivo (alimento humano)

Nivel inferior:

Anuales plantadas y/o autosembradas:

- Calabazas (alimento humano) al menos el primer año
- Cebollas (alimento humano, antiplagas)
- Ajos (alimento humano, medicinal, antiplagas)
- Acelgas (alimento humano)
- Tomates (alimento humano), probablemente cherry
- Albahaca (alimento humano, aromática)
- Tagetes (antiplaga, abejas, belleza)
- Calendula (abejas, medicinal)
- Leguminosas en cantidad: habas, judías, guisantes... (fijadoras de N)

- Bulbos de flor (belleza)

Perennes:

- Esparragueras (alimento humano) 

- Frutal a estudiar, probablemente melocotonero o similar (alimento divino)

- Aromáticas 

- Limonero de pequeño tamaño y resistente al frío, quizás Meyer (alimento humano, medicinal, aromático, belleza)

- Alfalfa (fijadora de N)

Y al final, a la derecha, el nectarinero Big Top (alimento humano)

Espero que en persona quede más bonito.

En la tierra, contra el murete de piedra, plantaré alguna que otra aromática y entre las piedras mis queridísimas siemprevivas

Es posible que los tres árboles de la izquierda (prunus, frutal por determinar probablemente melocotonero y olivo) estén demasiado cerca. Yo siempre planto demasiado cerca. En mi anterior jardín tuve que transplantar un almendro porque el madroño que planté al lado se puso en plan mutante. Yo me había dicho que los madroños son de crecimiento lento y pensaba que el almendro ya no estaría en su mejor momento cuando el madroño empezara a estar rellenito. Sin embargo, el madroño en cuestión encontró la salida de aguas fecales de la casa y yo aprendí dos cosas: 1) que las aguas fecales son chachi-gays y 2) a transplantar un árbol. Así que ahora ya no me da miedo plantar juntito. Si hay que transplantar, se transplanta. Si hay que cortar, se corta.

lunes, 23 de febrero de 2015

Primeros bulbos silvestres

Todavía queda mucho invierno, pero la naturaleza ya despierta. Están saliendo los bulbos silvestres, que creo que son ornithogalum.


Ya están despuntando.

Primero salen las hojas y después un tallo alto y negro con el extremo abultado. Es un poco raro y a la gente no le gusta pero eso es porque no saben que de pronto, un día, el abultamiento estalla en un racimo de florecitas blancas con forma de estrella.


Son preciosos.

viernes, 20 de febrero de 2015

Principios de la terraza del invernadero

A pesar del frío, el viento y nuestra natural tendencia a la desidia, el trabajo sigue avanzando en la terraza del invernadero. Como es un proyecto monstruo y nosotras somos pequeñitas, pequeñitas, hemos decidido ir haciéndolo por entregas. Es que, si esperamos a tener el muro de piedras terminado para empezar a llenar la terraza, se nos va a hacer eterno y nosotras lo que queremos es tener plantas *ya*.

Hemos conseguido hacer un trozo continuo del muro en el extremo oeste de la terraza y la hemos cerrado con una madera que andaba por ahí para poder llenar ese trozo de terraza.

Tapa temporal, elegantemente sujeta con piedras.

Las piedras son bastante grandes, y estaban en el afloramiento de roca madre que se ve al fondo en la siguiente foto. Las hicimos rodar con nuestras manitas y unos tubos metálicos que usamos como palancas.


Vista desde el sur.

Dicho así parece fácil, pero creedme, tela marinera.

Llenamos la terraza con lo mismo que con la terraza del aparcamiento: ramas, estiércol, hojas secas, lana, más estiércol y una última capa de hojas.


Una foto con mi querida esposa como referencia
para que veáis el tamaño de las piedras.

Todo sería más fácil si tuviéramos dinero para alquilar una máquina. En un par de horas estaría la terraza terminada. Pero, ¿y lo bien que nos lo estamos pasando? ¡¡Vaya risas que nos echamos!! Como la vez que Karine me aplastó los dedos contra la roca con la palanca, no una... ¡sino dos veces!! Qué risa. Los del pueblo todavía hablan del grito que pegué. ¿Y la mañana esa que no paraba yo de darle con la palanca a Karine en la cabeza? ¿Y cuando nos salió una escalopendra amarilla y negra de debajo de la roca? ¡Qué sorpresa nos dio!

Así era ella. Foto tomada de aquí.


¡Y el cariño que nos cogió! Luego no paraba de seguirmos, surgiendo de los sitios más inesperados en los momentos menos oportunos. Que no, que no, que la máquina no la quiero ni regalada. Además, si los egipcios esos pudieron levantar las pirámides, no voy a poder hacer yo un muro de piedra.


miércoles, 18 de febrero de 2015

Acolchado y abonado de árboles

He decidido que no estoy mejorando bastante la tierra de la zona 1. Es la mejor tierra del Herrén y tiendo a contar con ella sin más, pero en realidad es una tierra bastante castigada (así que imaginaros cómo está el resto). Tengo que abonar más, acolchar más y mimar más en general esta zona.

Además, una cosa que he aprendido haciendo el gremio de plantas del ciruelo es que tengo que preparar mejor la tierra y acolcharla para eliminar las gramíneas.

Cerca del Herrén hay un picadero y tienen una zona en la que tiran sin más los restos de paja de limpiar los establos. Imaginaros una montaña de caca de caballo mezclada con paja humeando en una fría mañana de invierno. A eso me enfrento yo cada vez que voy, armada con pala y sacos. A un lado, oscura y fría, hay una colinita de la misma materia ya envejecida, triste y olvidada en su rincón. Cuando quiero estiércol para llenar terrazas, cojo la fresca y humeante, cuando quiero estiércol para usar en el momento, cojo de la oscura vieja del rincón.

He estado acolchando los árboles frutales de la zona 1. Primero echo estiércol, luego una capa de cartones y después paja, igual que hice con el prunus.


En primer plano, la morera. Al fondo, el árbol misterioso que resultó ser un peral.

Hay que hacer algo con ese gallinero, que está muy feo.

Al retirar las hierbas de la base del tronco de la morera,
encontré un tubo (cómo no) y marqué su recorrido con piedras.

Por una vez sabemos de dónde viene y a dónde va
y por ahora lo dejamos ahí hasta decidir qué hacer con él.

La zona de acolchado corresponde con la zona que abarca la copa de cada árbol, porque en teoría las raíces son un reflejo de la copa, pero últimamente he estado leyendo sobre frutales y parece que las raíces se extienden bastante más allá de la zona de la copa, sobre todo en suelos pobres (léase el Herrén). Además, siempre había creído que las raíces que absorbían agua y nutrientes estaban en la periferia de la zona radicular, pero ahora leo que no, que las hay por toda la zona radicular. Como había que tomar una decisión, y en espera de tener una epifanía sobre el misterioso pero fascinante mundo de las raíces, decidí actuar en la zona que abarca la copa e ir viendo.

El acolchado ha marcado de forma muy visible la zona de influencia de los frutales de la zona 1 y pienso usarlo como punto de partida para diseñar un huerto/bosque de alimentos/lo que sea de alto mantenimiento (léase regado en verano y acolchado una vez al año, que el trabajo lo hizo Dios como un castigo) en esa zona.

lunes, 16 de febrero de 2015

Mi regalo (gracias, Papá)

Esta Navidad mi padre, que es un cielo, me regaló un árbol. Llevaba yo ya algún tiempo barruntando qué plantar como cortavientos en la terraza del aparcamiento. Veréis, en permacultura se hace mucho énfasis en plantar plantas productivas, por eso del principio "Obtén un rendimiento". Lo que pasa es que a veces, muchas veces, olvidamos que "rendimiento" puede ser, y debe ser, más que algo que se come. Y es que un árbol puede dar:

- sombra
- cortavientos
- hojas para enriquecer el suelo
- flores que atraigan a las abejas
- frutos para animales, domésticos o silvestres
- belleza
- pantalla que oculta un lugar feo o privado
- sujeción de tierras
- leña
- comunidad radicular que aumenta la fertilidad del suelo

Notad que todavía no he dicho "alimento para seres humanos". Mi experiencia es que, en general, los árboles que dan alimento para seres humanos o dan un alimento que no se come en mi cultura o son algo delicaditos y más que dar necesitan que les des. Hay honrosas excepciones como el castaño, el nogal y compañía, claro, pero no los puedo plantar aquí.

Así que me planteé qué funciones quiero para este sitio, en orden de importancia:

- cortavientos
- hojas para enriquecer el suelo
- belleza

Y es que éste será uno de los primeros árboles que verá la gente al llegar al Herrén y salir del coche, así que tiene que ser bonito.

Y me decidí por.....

VAYA CHASCO OS VAIS A LLEVAR

Prunus cerasifera 'Nigra' v 1
Foto tomada de aquí.

Sí, el ubicuo pruno de jardín, plantado ad nauseum allá donde el adosado ha vencido al sentido común.

Confieso que me encanta este árbol. Mirad qué guay es:

- es fácil encontrarlo ramificado desde abajo, lo que favorece su función de cortavientos
- tiene muchas ramas y multitud de hojas finas que cortan el viento con eficacia
- es caducifolio y sus abundantes hojas finas se descomponen rápidamente, aportando carbono al suelo
- es robusto, aguanta el frío y el calor, y no necesita casi agua
- da unas flores preciosas que gustan a las abejas
- es de porte elegante, muy bonito
- a veces alguna rama revierte al tipo común de hojas verdes y aunque la mayoría de la gente se apresura a cortarla a mi me parece que lo hace aún más bonito.

En fin, que me gusta y punto.


El pobre prunus lo pasó mal con el viento.

Desde Navidades llevaba el pobre árbol, aguantando frío y viento en su maceta. Por fin, la semana pasada pudimos plantarlo.

Bujero obra de servidora.

Al sacarlo de la maceta, vimos que la periferia del cepellón estaba congelada, así que lo pusimos al sol un ratito.

Es que ha hecho mucho frío.

Después de plantarlo, echamos a su alrededor estiércol de caballo bien madurito mezclado con paja y procedimos a hacer un acolchado con capas.

Hay que tener cuidado de que ni el estiércol ni el acolchado toquen el tronco.

Espero que el estiércol aporte nutrientes al árbol y materia orgánica al suelo y que el cartón impida que crezcan hierbas competidoras.

Hacía un frío que pá qué.

Al descomponerse, el acolchado también aportará materia orgánica al suelo y siempre puedo hacer un agujero en el cartón si quiero plantar algo.

La última fase es poner paja.

Al poner el cartón y la paja, mojamos un poco para que se asienten bien y no se vuelen con el viento.

Mi amigo el prunus y yo.

La terraza del aparcamiento va tomando forma. Ya tenemos los dos árboles de los extremos: el prunus a la izquierda y el nectarinero Big Top a la derecha. ¿Qué poner entre estos dos? Seguiremos informando.

Me encanta esta jardinera.

jueves, 12 de febrero de 2015

Qué frío

A parte del viento, estos últimos días ha hecho mucho frío en el Herrén.

Hielo en la piscina.

Más hielo en la piscina.

No sé si se ve pero el charco que se forma con el rebose del aljibe está helado.

Hielo en la poza del manantial.

Restos de nieve, después de días y días sin nevar.

Cubito de hielo gigante. Sólo falta la copa gigante de Martini.

martes, 10 de febrero de 2015

Tras la tormenta

Por fin hemos podido ir al Herrén. Entre el mal tiempo y el trabajo, llevábamos ya unos días sin ir. Con el viento que ha hecho últimamente teníamos miedo de que estuviera todo destrozado, sobre todo el depósito de agua de fibra de vidrio que se rompió el invierno pasado y que hemos estado reparando con todo nuestro amor.

Así que, sin más preámbulos os presento: el Herrén después de la tormenta.


 Los caballetes y la mesa caídos.
El depósito está intacto, pero ha viajado varios metros...

Arrastrando con él las sillas de plástico. 

 Mi querido experimento de bancal de invierno está destrozado.

 Creo que hay que pasar el aspirador por la hierba.

 Los arbolitos que plantamos muestran cual fue la dirección del viento.

La reserva de ventanas para invernaderos improvisados, destrozada.

 Se cayó todo lo que no estaba sujeto...

 ...y algunas cosas que sí estaban sujetas,
como esta plancha del porche este de la cabaña, que ha desaparecido.

Y ha dejado tras de sí las piedras que en nuestra inocencia pusimos para evitar que se volara. 
(Además de eso, estaba atornillada a las barras metálicas, pero el viento se la llevó de cuajo.)


La caseta de los patos está peligrosa.

Toca trabajar.

jueves, 5 de febrero de 2015

El Herrén, incomunicado

No, no es que se haya portado mal y estemos en plan carcelario. Es que la nieve, el hielo y el viento se han combinado de tal forma que no logramos acceder.

Así que no hay fotos, pero hay poesía.


Foto tomada de aquí.

Por tierras de España
de Antonio Machado (Campos de Castilla, 1912)

El hombre de estos campos que incendia los pinares
y su despojo aguarda como botín de guerra,
antaño hubo raído los negros encinares,
talado los robustos robledos de la sierra.

Hoy ve sus pobres hijos huyendo de sus lares;
la tempestad llevarse los limos de la tierra
por los sagrados ríos hacia los anchos mares;
y en páramos malditos trabaja, sufre y yerra.

1912, señores, 1912, y Machado no era perito agrícola ni forestal, pero tenía ojos. ¿Cuándo aprenderemos?
¡A plantar árboles se ha dicho!

lunes, 2 de febrero de 2015

Más protección para los aloes

Con los fríos que estamos teniendo, los aloes se resienten. Yo ya he tenido aloe en el exterior en esta zona, y además lo tenía en maceta, que lo hace más susceptible de helarse. Pero lo tenía en un patio muy protegido y jamás se me había puesto tan mustio como este año en el Herrén.

No sé si se aprecia, pero las hojas están blandas, gelatinosas y semitransparentes por culpa del frío. 

Otra víctima.

Los aloes están situados al pie de una piedra grande orientada al sur. Para más protección, les he puesto pequeñas "lápidas" individuales de pizarra que absorben el calor del sol durante el día y lo sueltan al caer la noche. Los aloes están rodeados de caléndula (también llamada maravilla), que con el calorcito de la piedra se comportan como vivaces y están todavía en flor.

He notado que los aloes que están "enterrados" en caléndulas no están tan afectados por el frío.

He colocado una ventana para proteger uno de los aloes. La venta está simplemente apoyada en la roca, así que no encierra totalmente al aloe, pero espero que ayude a retener el calor.

La ventana de marras.

No espero que los aloes prosperen en invierno, sólo que sobrevivan. Son una de las pocas plantas que disfrutan de los veranos del Herrén (calurosos y secos) sin necesidad de riego, así que pueden aprovechar esos meses para producir en vez de estivar perezosamente como hacen la mayoría de las demás plantas. Si esto de la ventana funciona, me plantearé algún método ventanil para el conjunto de las plantas.