viernes, 29 de julio de 2016

Se busca traductor/a para PDC en agosto **ENCONTRADA**

La mayoría ya sabéis, porque no paro de hablar del tema, que este mes de agosto estaré de traductora inglés/castellano en un curso de diseño de permacultura (del tipo que da el diploma oficial) en Navarra.

Es este curso.

Bueno la otra traductora ha tenido un problema y no puede venir, así que hay una plaza libre de traductor/a del inglés al catellano y viceversa. A cambio de traducir a los profesores y alumnos, tendrás el curso, comida y alojamiento gratis y te darán el diploma.

Si te interesa, escríbeme a luciamorenoveloARROBAgmailPUNTOcom.

Para saber más sobre el curso: https://www.facebook.com/events/982573218478896/


miércoles, 27 de julio de 2016

Nueces y nogales

La cosecha de nueces de este año promete. No sé si lo he dicho ya antes, pero nuestro nogal da las nueces más deliciosas del mundo y como este año está cargadito y tengo una obsesión con me gustan mucho las nueces, ya me estoy relamiendo.

No es para menos.

Entre la pequeña zanja de infiltración que le hice y el estiércol que le puse hace dos inviernos, el nogal está creciendo muchísimo.

Veamos:
Octubre 2014.

Mayo 2015.

Junio 2015.
Julio 2016.

A partir de ahora intentaré hacer la foto siempre desde el mismo sitio, lo juro.

Otra buena noticia relacionada con el nogal es que las nueces que planté en otoño han germinado.

Esta es una imagen algo antigua pero no tengo más recientes.
Ahora están mucho más grandes.

Han germinado cinco nueces y estoy feliz. La idea es plantar un semicírculo de nogales orientado al sur en la zona 1, al lado de la piscina, para hacer una zona cálida de recreo humano. Bajo los nogales, plantaré narcisos y otras flores (y quizás alguna comestible, ya veré) y en la "pradera" del centro pondremos el palo de mayo, tumbonas y una zona empedrada donde poder hacer fuego de forma segura.




lunes, 25 de julio de 2016

Es un milagro

Después de dos años sin uvas, por fin parece que este año sí habrá cosecha.


Por desgracia, resulta ser el año que decidí ni podar, así que muy probablemente el fracaso de años anteriores se haya debido a mis pobres dotes de poda.


No me voy a flagelar por eso. Es la primera vez que tengo una parra y estoy aprendiendo.


El invierno que viene volveré a estudiar la cuestión de la poda para ver si averiguo qué he estado haciendo mal.

viernes, 22 de julio de 2016

¿Culebra viperina?

A veces, en el Herrén se masca la tragedia. Pocos instantes después de que consiguiera rescatar a un pobre ratón de campo que se había caído a la piscina, presencié este drama en ciernes:

A la izquierda, una culebra. A la derecha, una rana.

La rana escapó, pero yo me lié a hacerle fotos a la culebra.

Preciosa.

Nadaba muy bien y mantenía la cabeza fuera del agua, pero de vez en cuando buceaba.

Zoom de la cabeza.

Si hacéis clic se ve bien el punto banco de las manchas oscuras laterales.


¿Qué decís? ¿Una culebra viperina? Es la primera serpiente que vemos en la piscina. Me pregunto cómo habrá llegado ahí. Tenemos un tronco apoyado en el borde de la piscina para que puedan salir los bichos que se caen, así que espero que la culebra pueda salir en invierno a enterrarse en algún lugar y que vive muchos años con nosotras. 


lunes, 18 de julio de 2016

Mi móvil, tu móvil, nuestro móvil

Mi móvil está viejo. Le faltan varios botones. La batería dura lo que un telediario. Cuando hablo un ratito se calienta.

Necesito un móvil nuevo.

Lo necesito de verdad, no para meterme en el Facebook (es demasiado viejo, no sabe lo que es el Facebook), ni para tener el Wassap (tampoco sabe lo que es eso), ni para hablar con las amigas, lo necesito porque tengo un trabajo que (a veces) da dinero y es mi oficina. Gracias al móvil puedo pasar la mañana en el Herrén y estar disponible para los clientes.

Pero me cuesta mucho cambiar de móvil. Porque cada vez que compras un móvil (o te lo regala una empresa, o lo que sea), apoyas la esclavitud de miles de niños y niñas en el Congo y las pésimas condiciones laborales en las fábricas de Asia.

Los móviles no son los únicos responsables de este tipo de situaciones, claro, por eso en esta casa compramos todo lo que podemos de segunda mano. La segunda mano no empuja la producción ni la extracción de nada e impide que las cosas que todavía tienen vida útil acaben en vertederos o contaminando el entorno. ¡¡Qué viva la segunda mano!!

Así que estaba yo barruntando comprarme un móvil de segunda mano para sustituir al mío, cuando una amiga (¡Hola, Almudena!) me habló del Fairphone. Tienen página web aquí.

Es producto de una iniciativa holandesa para hacer un móvil con materias primas procedentes del comercio justo, en fábricas con condiciones laborales justas y que además sea muy fácilmente reparable. La página web dice que está hecho para tener una vida útil muy, muy larga. También trabajan para mejorar el tratamiento de los móviles una vez pasada su vida útil.

Genial, ¿verdad?

El problema es que cuesta 525 €.

Yo no tengo 525 €.

Pero dicen que hacen descuentos si compras muchos.

¿Alguien se apunta a hacer un pedido colectivo??

Si no, tendré que volver a buscar un teléfono de segunda mano.






miércoles, 6 de julio de 2016

Superisabel ataca de nuevo

Por favor, por favor, por favor, id a ver lo que está haciendo Isabel de Un bosque de alimentos en la meseta para recuperar agua de lluvia en un terreno donde no hay construcciones.

Pinchad aquí para leerlo.


De verdad, es alucinante.

martes, 5 de julio de 2016

Las catalpas 2, el retorno

La lluvia de mayo ha hecho que los árboles del Herrén estén felices. Las catalpas, por ejemplo, están que se salen de flores y verde.

La catalpa grande, que el año pasado por estas fechas estaba así:


Está así:


Las flores son muy bonitas y da gusto tener algo de color en estas fechas de calor en las que el campo se pone tan bla.



viernes, 1 de julio de 2016

Llega el verano a la terraza del aparcamiento

Bueno, ya estamos en verano. Pasado el 30 de junio, el Herrén entra en el sector estacional del verano, donde no se da ninguno de los requisitos de las hortalizas (salvo las horas diarias de luz). Para más información sobre esto, leed sobre los sectores estacionales aquí y aquí.

Sin embargo, no nos damos por vencidas y seguimos intentando producir algo también en estas fechas. Sospecho que la clave será encontrar variedades de secano que también sean resistentes a las altas temperaturas, pero mientras tanto probamos con lo que tenemos y seguimos experimentando.

Un acierto es adelantar lo más posible el huerto, plantando antes de la última helada (Sta. Quiteria, es decir el 22 de mayo) y protegiendo los plantones. Las plantas que han logrado sobrevivir este año ya están dando fruto, así que posiblemente saquemos algo de cosecha antes de la canícula (que yo considero ser del 15 de julio al 15 de agosto). 

El huerto de primavera ha sido un fracaso este año. Ya os contaré en otra entrada. Hoy quiero centrarme en la terraza del aparcamiento, que sí está yendo más o menos bien.


Cebollas, maíz y guisantes Oskar.

Y capuchinas.

 
Y patatas espontáneas.

Es la primera vez que planto maíz y estoy contenta. Es el de los indios Hopi.

Los  guisantes están de capa caída.

¿Vas a hacer flor, o qué?


El rincón de pensar.

Una de las matas de guisante Oskar ha crecido mucho más que las demás y ha dado un número enorme de vainas con guisantes grandes y sabrosos. Los estamos dejando secar para hacer semilla para el año que viene.


Un fracaso y un posible éxito

El bancal hundido de la derecha (tengo que ponerle nombre a los bancales) que hicimos en el curso de permacultura y plantamos con semillas pegadas en bandas de papel ha sido un completo fracaso.

Lo único que ha germinado es la paja.

Hemos comido un total de dos rabanitos y estamos esperando a que crezca un único pak choi.

Mientras tanto, la parra está que se sale, aunque ya pasó lo mismo los dos últimos años y no hubo uvas. Este año no la he podado a ver qué pasa.