lunes, 31 de octubre de 2016

Cosecha de nueces

Desde que le pusimos una zanja de infiltración de agua sui generis hace unos años, el nogal ha estado creciendo mucho. Además, hace dos años le pusimos una capa de estiércol como acolchado, y por fin este año tenemos una buena cosecha de nueces.



Es poca cosa, pero teniendo en cuenta que es sólo un árbol y bastante jovencito, estamos muy contentas.


Además, la calidad de las  nueces es excelente. Hasta la fecha todas las nueces que ha dado el nogal han ido para semilla, salvo las absolutamente necesarias para probar si nos gustaban o no. Como las del año pasado germinaron muy bien y tenemos unos pequeños nogalitos esperando a St. Catalina para que los plantemos, la cosecha de esta año va enteramente a mi barriga.

Bueno, puede que comparta con Karine y los niños.

Si se portan bien.

viernes, 28 de octubre de 2016

Unos días de lluvia

Y tenemos la segunda primavera.

Las semillas que planté en septiembre y no salieron parecen estar germinando.
A no ser que sean hierbas silvestres (como dice Barbie, "todo es posible")

Otra col resucitada. Qué cosa más rara.

El tomate sigue creciendo.

Otras plantitas que espero sean lo que planté:
zanahoria, rabanito, nabo, espinaca, puerro y nabo.

Cebollas espontáneas.

La fuente llena.

Qué ganas de tumbarse con una mantita a escuchar la lluvia en el porche.

El tanaceto, recién cortado, ya rebrota.

Y una valiente se ha bañado en la piscina.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Col zombie

El año pasado, en la terraza del aparcamiento, tuvimos unas coles preciosas, gigantes, hermosas, de las que te devuelven la fe en la vida.

Así de grandes.

Nos las comimos, claro. Y para tal menester las cortamos a ras del suelo, dejando la raíz en la tierra y pasando a otra cosa, mariposa. Pero la raíz no pasó a otra cosa y aparentemente ha sobrevivido el verano porque con estas lluvias que estamos teniendo ha resucitado:

Col resucitada.

¿Alguien tiene experiencia con este tipo de experiencia paranormal? Parece que hay como tres intentos de col saliendo de la raíz. ¿Harán cogollo? ¿Se podrán comer si muchos efectos secundarios? ¿Sabrán bien?

lunes, 24 de octubre de 2016

Montaje de un invernadero geodésico en Fuentelcésped (Burgos)

Te convocamos a la segunda permabunta para ayudar a Elvira y Consuelo a construir su invernadero geodésico en Fuentelcésped, a 1h45 de Madrid y a 15 minutos de Aranda del Duero. Será el sábado 5 de noviembre.

Cimientos.

La estructura tiene algo más de 10 metros de diámetro y ya está casi terminada la cimentación y muy avanzado el trabajo de montar triángulos.

Ven y aprende:
-          a construir triángulos
-          a montarlos para formar el domo geodésico
-          a subirte a un andamio
-          a cubrir el domo con plástico de invernadero (si da tiempo)

Montanto triángulos.

Y gánate una bellota con tu participación. Recuerda que con dos bellotas puedes convocar una permabunta para que venga gente a ayudarte a tu casa, patio, jardín, finca o latifundio.

Dónde: Fuentelcésped (Burgos)

Cuándo: Sábado 5 de noviembre de 2016, de 9h00 a 19h00. Si no se termina el montaje ese día, lo cual es probable, podréis quedaros para seguir trabajando también el domingo.

Comida: de “traje”. Trae algo para compartir. Las anfitrionas ponen la vajilla, cubiertos y bebidas.

Transporte: Hay autobús a Aranda del Duero (www.alsa.es) y hemos abierto una hoja para compartir coche aquí. Si vas en tu propio vehículo, te daremos la dirección exacta e indicaciones para llegar cuando nos comuniques tu participación.

Qué traer:
-          ropa y zapato adecuados para campo y cómodos para trabajar, y guantes de trabajo para proteger las manos. Estamos en otoño: no estará de más chubasquero o impermeable por si nos visita la lluvia y nos "regala" un chubasco.
-          si tienes taladro-atornillador de batería y gatos o sargentas, serán bienvenidos

Y, por supuesto ES GRATIS (faltaría más).
Por motivos de organización y el hecho de que hay un andamio de por medio, vamos a limitar el número de personas a 8.

Por favor, confirma tu asistencia dejando un comentario aquí abajo con tus datos de contacto o escribiendo a luciamorenoveloARROBAgmailPUNTOcom.

martes, 18 de octubre de 2016

Llueve

En septiembre llovió un día. Un día. 1 día. Un solo día.

Después del verano que hemos tenido, un día de lluvia no es suficiente y mi hermoso huerto de otoño/invierno, que esperaba fuera igual de hermoso que el del año pasado (o mejor, claro), murió porque tuve que viajar bastante y no pude regar.

Acedera en un bancal hundido.


Pero ahora llueve y vuelvo a la carga, aunque sea algo tarde, ya que mi día de Perséfone es el 8 de noviembre y no hay tiempo para que las plantas se desarrollen de aquí a ese día. Aún así y para tener algo cuando vuelva la luz (mi segundo día de Perséfone es el 3 de febrero), he plantado un modesto bancal de brásicas, lechugas y puerros.
Y como llueve y llueve y sigue lloviendo, la tierra despierta y se pone a producir:
Una acelga que sobrevivió el verano se ha puesto bien hermosa.

Esta tomatera espontánea de la terraza del aparcamiento...

...está dando un tomate, el primero de la temporada.

Un repollo que corté el año pasado ha rebrotado.

Algunos de los guisantes que planté en septiembre han germinado ahora.

Las patatas olvidadas del invierno anterior brotan.

El crisantemo que me regaló Milagros ha florecido.

Y la hierba brota a su alrededor.

Y en los caminos.

El bancal de brásicas está feliz. Los demás bancales piden a gritos unas habas o algo. 

Gracias, Isabel y Manuel por las planticas, que están en la
UVI de plantas hasta que se asienten y pueda llevarlas a su lugar definitivo.

Más hierba que brota con la lluvia.

Espero que siga lloviendo y que me de tiempo a seguir plantando, si no ya para el otoño ni el invierno, al menos para la próxima primavera.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Modesto huerto de invierno

Este otoño no estoy siendo buena hortelada. De hecho, estoy siendo muy, muy mala. Entre la falta de lluvia y el hecho de que he tenido que estar de aquí para allá viajando, lo que semillé en septiembre no ha brotado y a penas he plantado algo de plantón.

Para colmo, ni estoy apuntando lo que hago en mi cuaderno (lo cual significa que dentro de nada no sabré qué hay ni dónde ni cuándo se plantó) ni estoy haciendo fotos.

Para compensar, he hecho una fotito:

Esta es.

Es el bancal hundido donde estoy haciendo la lombricultura in situ. Lo he plantado con coles de bruselas, repollo, lombarda, coliflor blanca y morada, lechugas variadas y puerros. Hoy por fin llueve así que espero que prosperen.

lunes, 10 de octubre de 2016

La primera permabunta: un éxito total

La cosa empezó mal, la verdad, primero tuve que posponer la permabunta por motivos familiares y muchas de las personas que iban a venir no podían en la segunda fecha. Luego, el día antes me dejé las luces de la furgoneta encendidas (sí, de verdad) y, por supuesto, me quedé sin batería, así que la pobre Bárbara, que era anfitriona de la permabunta, tuvo que venir a rescatarme con unos cables de batería a las 8h30 de la mañana. ¿He mencionado que vivo al otro lado de un puerto bastante tocho?

Pero a pesar de los líos con la fecha y de mi inigualable sentido del desastre, se reunió en casa de Bárbara un grupo de gente fantástica que salvó la situación.

Algunos ya los conocía de algún curso o amistad previa, otros son amigos nuevos y espero verlos pronto en otra ocasión,

Si recordais, la permabunta tenía como objetivo transformar esta colinita:

El antes

El suelo, por llamarlo algo, estaba erosionado y compactado, y era desolador. Nuestro equipo de superhéroes permacultores lo transformó en esto:

El después

He aquí algunas fotos de la jornada:

Arreglamos y recalibramos estos niveles viejos

Y buscamos las líneas de nivel, que marcamos con harina

Y ¡a cavar!

Menos mal que Siegfried se trajo el pico neumático,
porque el terreno estaba compactado pero bien.

Regina en un momento pallets.

Jose y Omar buscando la curva de nivel.

Clara, Omar, Gustavo y servidora.

Bárbara y Clara empiezan a plantar la primera terraza. El calor arrecia.

Así estaba cuando paramos a comer.

No hay fotos de la comida porque tenía ambas manos (y carrillos) ocupadas. Después de comer Regina y Omar tuvieron que irse y los demás seguimos trabajando en las terrazas. Al caer la tarde, dimos por terminada la tarea. La colinita se había transformado:







Y aquí los supervivientes, de izquierda a derecha:
Clara, Ángel, Gustavo, Siegfried, Jose y Bárbara.
Nos faltan Regina y Omar.
Servidora a la cámara.

En resumen: el trabajo, provechoso; la comida, deliciosa; la compañía, insuperable.
Estoy deseando hacer la próxima.

jueves, 6 de octubre de 2016

SE VENDE EL HERRÉN DEL CERRADO

Debimos habernos dado cuenta porque hubo señales y prodigios: en primavera llovió torrencialmente, tanto que el camino al Herrén quedó abnegado. El huerto produjo abundantemente en invierno. Las flores de la parra no murieron.

Quizás sea que se acerca del fin de los tiempos o quizás, como dice una amiga mía, sea culpa de este bicho:

2016 Chinese Monkey Year
Es el año del mono. Prepararsus.

Nuestra vida dio un vuelco a finales de febrero. Desde entonces estamos apagando fuegos. Pero seguíamos en la brecha. Adelante.

Entonces, un día de mayo confluyeron varias cosas y ¡pum! nos dimos cuenta de que algo se estaba gestando desde hacía tiempo en nosotras, por separado pero en la misma dirección.

Decidimos cambiar de proyecto.

Sí, qué fuerte, ¿no? Es el mono, no hay otra explicación.

Nos pasamos a un proyecto de permacultura urbana, un proyecto que incluya a nuestro hijo Javier y a su silla de ruedas, un proyecto que sirva de laboratorio para ver cómo podemos transformar las ciudades y las urbanizaciones, un proyecto que nos lleva a ámbitos totalmente desconocidos para nosotras, donde habitan los monstruos y los concejales de urbanismo.

Y vendemos el Herrén. Es el paso más difícil, pero absolutamente necesario para poder avanzar con el proyecto urbano.

Así pues, sin más preámbulo, el anuncio:

SE VENDE FINCA RUSTICA CERCA DE EL ESCORIAL

Foto:
Haz clic en la imagen para verla más grande.

1,3 hectáreas
Orientación sur
En el municipio de Robledo de Chavela.
4 manantiales
2 aljibes (9.000 y 18.000 litros)
Piscina de 40 m2
Estructura de invernadero 
Edificios ya legales para reformar: 
- Cabaña de 20 m2 con dos porches
- Nave/cocina (22 m2) con placas solares (3 placas con un sistema que admite hasta 6)
- Otra nave de 21 m2
- Nave/gallinero de 36 m2 con patio vallado
- Pequeña nave con váter y fosa de filtro biológico.

La nave/cocina con sus placas solares

Foto:
Interior de la cocina

Foto:
El sistema fotovoltaico

La otra nave

Foto:
La cabaña y la piscina

Foto:
La cabaña por el lado norte

Foto:
Interior de la cabaña

Foto:
Porche este de la cabaña

Foto:
Una de las pozas que se llenan con los mantiales (hay dos pozas)

Foto:
Estructura de invernadero

Foto:
Medidas del invernadero

Foto:
Gallinero visto desde el oeste

Foto:
Un prado

La finca, llamada el Herrén del Cerrado, se sitúan en la dehesa de Fuentelámpara, entre los municipios de Zarzalejo y Fresnedillas de la Oliva, que son los pueblos más cercanos. Zarzalejo es un Pueblo en Transición. Está a 1 hora de Madrid. Hay trenes a Madrid desde Zarzalejo y el autobús que hace la línea Robledo-Madrid pasa por la carretera vecina, de hecho hay una parada muy cercana.


Foto:

Foto:

Foto:

Foto:

Foto:
Fritilaria silvestre

Foto:

Foto:

Foto:

Foto:

Foto:


Tiene forma de plato sopero cortado en dos y orientado al sur. Recoge el agua de escorrentía de las fincas colindantes al norte. Tenemos un proyecto de permacultura bastante definido basado en cuatro años de observación y experimentación. 

Precio: 85.000 euros

Para más información y para visitar la finca sin compromiso alguno, llama a Lucía al 655CERO39481 o escribe a luciamorenoveloARROBAgmailPUNTOcom.