martes, 6 de diciembre de 2016

El invento

Es feo como un pecado, pero espero que cumpla su función.

El invento en cuestión


¿Qué es?, os preguntáis. ¿Y qué función podría ser tan interesante como para justificar la construcción de semejante engendro?

Veréis, como sabéis, tenemos una piscina...

Normalmente no hay perro

... que ahora se llena con la lluvia, pero que tiene un grifo que cuando se abre deja salir el agua de un aljibe misterioso conectado a un manantial misterioso que jamás hemos visto, pero que obviamente existe porque agua hay para aburrir.

Y habíamos pensado hacer una piscina con fitodepuración de este tipo. Pero en vista que vendemos el Herrén, y teniendo en cuenta el tamaño del presupuesto que precisa tal conversión, hemos decidido hacer algo económicamente más modesto.

Entonces, qué buscamos en la piscina:

- un ecosistema vivo que mejore la biodiversidad de la zona 1 y el Herrén en general
- un punto de atención lleno de belleza
- una masa de agua que mejore el microclima de esa zona
- una capa de agua que refleje la luz hacia la cabaña en invierno
- un lugar donde cultivar plantas comestibles
- un lugar donde criar peces comestibles (si es posible)
- una reserva de agua para emergencias: riego de árboles en caso de extrema necesidad o lucha contra incendios si hubiera alguno

Todo eso se puede conseguir teniendo la piscina llena agua limpia y oxigenada, con plantas acuáticas y sistemas de hidroponia.

Le rezamos, pues a San Goole y esta fue su respuesta:

Foto tomada de aquí. El artículo vale la pena. La revista es una de mis favoritas.

Islas flotantes que proveen un soporte para plantas acuáticas que oxigenan y limpian el agua, ofrecen un lugar para que se resguarden los animales y cubren la superficie del agua, reduciendo la evaporación. Se están usando para depurar cursos de agua contaminados en Asia.

Así que resulta que como por casualidad, estábamos visitando a nuestra amiga Consuelo (¡Hola, Consuelo!) y ayudándole a sacrificar unos pollos de engorde, cuando vi una planta en su estanque.

Me hice con ella muy hábilmente y con malas artes (es decir, que le pedí un trozo).

Es ésta. No tengo ni idea de lo que es. Al parecer tiene flores azules.
Espero que no sea una exótica invasora.

Y me inventé una versión cutre de la isla flotante con cosillas que tenía por ahí.

Ya sabía yo que estas cajas de refresco servirían para algo.
Son perfectas para enganchar las raíces y que no se caigan las plantas.

Piscina. No sé si veis las ranas en la esquina.

¡¡Flota!! Un poco escorada, pero flota.

Suerte, plantita desconocida.

4 comentarios:

  1. buena idea,creo que te lo copiarè, pero yo la pondria un poco màs estètica, la caja es perfecta pero las botellas tendrian que ir màs como sale en google, y mejoraria en equilibrio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es feo de solemnidad. Si funciona los próximos los haré más bonitos, lo juro. Reconozco que la caja tampoco me convence. La malla de la foto es mucho mejor.

      Eliminar
  2. Un punto de atención lleno de belleza!! jejeje. Pardiez lo será, pues buena eres tú. Cuando eso sea una jungla tendremos que venir aquí para ver lo que era al principio y no daremos crédito. Buena suerte a esa planta y a las futuras :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el voto de confianza, Isabel, eres un sol.

      Eliminar