viernes, 13 de enero de 2017

Engrudita resucita

Engrudita María del Milagro es el nombre que le pusimos a la masa madre que se presentó voluntariamente en un engrudo que andaba por la cocina el pasado mes de abril.

Lo bueno de la masa madre es que es única del lugar donde capturaste la levadura y que hace un pan riquísimo, con una acidez muy especial que a mi me encanta.

Lo malo de la masa madre es que está viva y a veces se muere.

Engrudita María del Milagro murió este verano por falta de atención.

Afortunadamente, habíamos usado el exceso de masa madre habitual en todas las casas donde hay masa madre para hacer chips de masa madre seca.

Chips como éste.

Sí, éste.

Guardamos los chips en un tarro de cristal, que metimos en una bolsa de papel marrón para protegerlos de la luz. 



Veréis, es que sabíamos que Engrudita se iba a morir. Las masas madre no duran mucho en esta casa.

Pero gracias a los chips de masa madre seca, hemos podido revivirla.

Engrudita resucitada.

Y, como veis, en muy buen estado de salud.

Un par de ciclos de alimentación más y podremos hacer pan con ella.




4 comentarios:

  1. Está viva!! VIVA!!! (guiño al jovencito frankestein). Una entrada genial Lucía. A ver si me animo a capturar alguna levadura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, anímate, no te arrepentirás. Son excelentes mascotas.

      Eliminar
  2. Buena idea la de las chips, te la copio. Aunque he leído por ahí que muchas veces parece muerta y con algunos ciclos de alimento revive.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, también se puede recuperar cuando se llena de moho. Es un mundo esto de las masas madre.

      Eliminar